Carmen Lourdes Zavala, Alcanza el Título Zafiro

“Todas las grandes cosechas tienen un proceso” Carmen Lourdes Zavala.

Compártenos cómo cambió tu vida Oriflame.
Carmen: He realizado muchas actividades comerciales en diferentes tipos de negocio y quería emprender uno propio, pero cuando fui al banco a solicitar un crédito me informaron que estaba reportada en la central de riesgo, lo que me hizo pensar que mi sueño e iniciativa se había derrumbado.

Tenía el deseo de ser libre, pero todas las actividades que estaba realizando me obligaban a estar presente y más que tener un trabajo, lo que yo tenía era una cárcel que me hacía sentir prisionera.


Mi vida era bastante complicada y fue entonces cuando Oriflame llegó a mi vida – a finales del 2006 – y comencé a usar mi afiliación para hacer lo que sabía, ¡vender! Inicié sin creer en el proyecto, no entendía cómo podría construir un ingreso, pues venía con la idea errada de que para empezar un negocio, tenía que invertir un capital.

“El destino no es lo que te va a llegar, es lo que tú quieres que te suceda. Es la historia que tú quieres escribir” Carmen Lourdes Zavala, Título Zafiro.

¿Cuáles son tus aprendizajes más valiosos?
C: - Creer que este negocio es para todos.
- En equipo, las actividades son más eficaces y todo se construye más rápido.
- Es muy importante desarrollar habilidades específicas para el negocio y eso se logra asistiendo a las capacitaciones y entrenamientos.

Un listado de los factores de éxito que consideras que han estado presentes en tu carrera.
C: - El volumen de Reuniones de Oportunidad. Ya sea mañana, tarde o noche; de lunes a domingo.
- Asistir a todas las capacitaciones, pues se aprende más rápido al poner en acción tus conocimientos.
- Dejarse guiar e imitar el sistema que ya existe en Oriflame.

Una reflexión sobre tu propia carrera.
C: La vida no responde a la necesidad, responde al merecimiento. Y para merecer debes trabajar muy duro. Este negocio nos ofrece ser libres y jubilarnos prontamente.

Hoy, aún no tengo mi libertad porque tengo sueños más grandes, y también apoyo los de mi equipo, que son mis compañeros y amigos.

En el último viaje a Praga visité el Museo de Franz Kafka y en algún lado de su epitafio decía: “No pierdas el tiempo buscando un obstáculo, tal vez no haya ninguno”. ¡Empieza ya el camino por tu sueño!

Words by: Photographs by: Carmen Lourdes Zavala