5 Razones por las que Vale la Pena Trabajar por tu Cuenta

Imagina una vida en la que puedas vivir bajo tus propias normas, tengas la libertad de elegir cómo gastar tu tiempo y en qué proyecto trabajar. ¿Suena interesante? ¡Lo sabemos! Si bien trabajar por cuenta propia puede ser difícil, existen muchas razones por las cuales dar un paso hacia la libertad y trabajar para ti es una idea fantástica.

1. TRABAJA DONDE QUIERAS 
¿Cansado de estar sentado en una oficina? Bueno, ¡ya no tienes que hacerlo! Cuando trabajas por cuenta propia, el mundo es realmente tu oficina. Puedes trabajar desde la mesa de tu cocina, en tu cafetería favorita o incluso en la playa. Lo que sea que prefieras.

2. EVITA EL VIAJE 
Tráfico y embotellamientos de hora pico, autobuses y trenes demorados o cancelados, mal clima. ¡La lista de razones por las que el trayecto no es divertido parece interminable! Los largos viajes diarios son estresantes y pueden generar ansiedad, frustración y depresión. Cuando trabajas para ti y el mundo es tu oficina, estos trayectos ya no serán un problema.

3. TU TIEMPO ES TUYO 
Puedes decidir exactamente cuántas horas trabajar al día y cuándo ir de vacaciones. No tienes que pedir permiso para tomar un descanso para asistir al primer partido de fútbol o recital de tus hijos. Puedes dedicar más tiempo a tu familia o pasatiempos, como practicar yoga, ser voluntario en una organización benéfica o lo que sea que te apasione.

4. APRENDE COSAS NUEVAS 
Tú, mejor que nadie, sabes qué habilidades necesitas desarrollar. Quizás quieras estudiar un nuevo idioma, aprender contabilidad o inscribirte en un curso para construir tu marca personal. Tú puedes decidir qué te ayudará a ti y a tu negocio a crecer. En resumen, creces atreviéndote a probar nuevas cosas.

5. PUEDES HACER ALGO QUE AMAS
Si no disfrutas lo que estás haciendo ahora, podría afectar negativamente tu vida cotidiana. Cuando trabajas por cuenta propia, puedes concentrarte en lo que es importante para ti o en lo que te hace sonreír. Puedes elegir el camino que quieras y tomar decisiones que te beneficiarán más. Una vez que tomas la vida por las riendas y te conviertes en tu propio jefe, tu confianza se eleva y desarrollas una mayor apreciación de lo que se necesita para hacer tus sueños realidad. Cuando eres tu propio jefe, tienes el control de tu destino. Puedes decidir por ti mismo qué tan lejos quieres llegar y cómo hacerlo. ¿Qué dices? ¿No es hora de que des el primer paso para cambiar tu vida?

Words by: Photographs by: Getty Images